Carmen y Víctor están a punto de ser papás!

Y por eso hemos hecho una sesión de fotos premamá esperando a su bebé.

Como ya os conté en el artículo de mi blog hace unos meses, la fotografía de premamá es una oportunidad para inmortalizar un momento único en nuestra vida. Carmen y Víctor lo tenían claro y cerramos una fecha a tan solo un mes y medio antes de dar a luz.

En mi forma de trabajar la fotografía es muy importante que cada pareja tenga un tratamiento único. Por eso personalizo las sesiones al máximo escuchando siempre lo que esa pareja quiere o necesita. Fotografías hechas a mano!

A esta pareja de guapos les encantan los animales y tienen dos gatetes y un perro que son un amor! Siesta, su perro, se convirtió en mi ayudante en la sesión de fotos. Es una torbellino que no paró quieta y que cada vez que veía mi cámara venía corriendo a llenarme de babas. Estuvimos un rato en casa y luego quise terminar la sesión con el atardecer en el monte, que estaba muy cerca.

Me encantó volver a trabajar con Carmen y Víctor, son amor puro. Y estoy deseando verle la cara a ese pequeñajo! Julio es su fecha: en Julio empezaron ellos dos, en Julio se casaron y en Julio serán padres. Increíble el juego de casualidades.

Aquí os dejo una selección de las fotografías realizadas durante la sesión. Me encanta poder plasmar, no solo un momento único como es el embarazo, si no el montón de emociones a flor de piel que se experimentan durante la espera. Muchísimas gracias por contar conmigo c

hicos. Que viva la vida y que viva el amor!!